Catorce ciudades españolas con nombre de SEAT

Catorce ciudades españolas con nombre de SEAT

Todo empezó con el SEAT Ronda en 1982, como respuesta a la idea de SEAT de ligar a cada modelo con una ciudad española. Y tan exitosa fue la estrategia de naming que, desde entonces, fue un no parar.

Más aún desde que naciera el icónico SEAT Ibiza, que debe su nombre al hecho de que, como la isla, era “joven, de carácter desenfadado y con espíritu mediterráneo”. El primer modelo salió de fábrica el 27 de abril de 1984 tras haberse presentado mundialmente en el 71º Salón del Automóvil de París de ese mismo año.

Ese mismo año llegaría el sedán SEAT Málaga, que duró hasta 1991 y que, como curiosidad, hubo de ser llamado “Grados” en Grecia ya que, fonéticamente, la palabra “Málaga” es insultante en el país heleno. 

Y para no salir del Mediterráneo, -y es que ¡pocos enclaves mejores hay en el mundo, ¿no crees?-, la marca sacó, en 1986, el SEAT Marbella. Su nacimiento responde al cambio de nombre del Panda, tras la ruptura del acuerdo entre la SEAT y Fiat.

Más tarde, concretamente en 1991, decidieron subir a Castilla y elegir el SEAT Toledo para uno de sus modelos más emblemáticos. Como homenaje a la multiculturalidad de la ciudad, que siempre abrazó las culturas árabe, judía y cristiana, el “Toledo” se mantuvo en pie hasta 2009, y posteriormente sacó nueva versión en 2012.

Y volviendo al sur, -porque como siempre se dice, todo lo bueno está aquí-, llegó, en 1993, el SEAT Córdoba, que subsistió hasta 2009 y presentó una versión familiar y una variante CUPRA.

El SEAT Inca, que aunque nos transporte a Perú, es un municipio mallorquín, fue una furgoneta comercial que tuvo una vida de casi diez años. Cabe resaltar, de ella, su capacidad de carga y el aprovechamiento de los espacios. 

Y aunque no atiende estrictamente al nombre de una ciudad, sino de un monumento, decir Alhambra, es decir Granada, y decir SEAT Alhambra es decir familiar de altas prestaciones, gran capacidad y diseño elegante. Como la propia Alhambra, ¿verdad? 

El SEAT Arosa es el único con nombre de localidad gallega, ¡aunque nos consta que podrían llegar más! Pero de momento, vamos a centrarnos en este modelo que nació en 1997 y sustituyó, ni más ni menos, que al Marbella.

¿Y si volvemos a Castilla? Porque, a ver, el SEAT León es uno de los modelos más vendidos de la marca, ¡y no en vano ha pasado, ya, por unas cuantas generaciones! La última de ellas, ya te lo habíamos contado, ruge más fuerte que nunca. 

Del SEAT Altea, nombrado como la localidad alicantina, te podemos contar que nació en 2004 y duró unos nueve años. Su versión más grande, el Altea XL, constituyó la aproximación de la marca al segmento de los todo caminos. 

Y el SEAT Ateca, bautizado así por una pequeña villa aragonesa de arquitectura medieval, nació en 2016 y llega hasta la actualidad. Tanto en la carretera como en la ciudad, este SUV está pensado para una conducción cómoda y segura.

Y tras el Ateca llega, en 2017 el SEAT Arona, considerado su hermano pequeño. El Arona debe su nombre a una localidad costera de Tenerife y también a un pueblo del Piamonte, situado al norte de Italia. 

El último en llegar, de momento, ha sido el SEAT Tarraco que, claro está, comparte su nombre con la ciudad catalana de Tarragona, y es, por ahora, el SUV más grande de SEAT. 

Y… ¡creemos que habrá más! ¿Que por qué lo decimos? Pues, porque según tenemos entendido, la marca tiene registradas en España los posibles SEAT Mallorca, Aran, Vigo, Formentera o Barna. 

¿Y tú? ¿Cuál crees que sería el nombre perfecto para tu SEAT preferido? ¿Nos lo cuentas durante una visita a SEAT Bellamar?

Usamos cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Puedes aceptar todas las cookies pulsando "Aceptar", configurar o rechazar su uso pulsando "Configurar". Más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

Aceptar Configurar